Este tipo de res está asentada en la zona más montañosa de la provincia, Viana do Bolo, al sureste de Ourense.

Es una raza que muestra una rudeza y proporcionalidad corporal de tamaño medio. Su cabeza es algo pequeña. Su pelo es rojizo oscuro, algo más claro en los terneros. Su característica principal son las formaciones vellosas en la frente (flequillo) y en la zona de las orejas (pendientes). Está considerada como raza indígena en peligro de extinción.

A este ganado hay que añadirle también sus buenas dotes maternales, traduciéndose así en un elevado crecimiento de los terneros.

Aparte de ser un bovino dedicado al consumo de la carne también se usa, aunque en un porcentaje menor, como animal de trabajo.

En cuanto a su alimentación se usa un sistema de estabulación mixta en invierno. En las demás estaciones favorables su alimentación se basa en los prados, pastizales y matorrales.